Querida amiga tristeza

Nunca pensé que diría esto: «Querida amiga tristeza». La tristeza siempre ha sido una emoción que no quería que estuviese presente en mi vida. Pero me he dado cuenta de que gracias a ella, se puede salir de todos los agujeros en los que te toque estar.

¿En qué consiste la emoción de la tristeza?

La tristeza es una emoción básica y es natural sentirla. Puede durar un momento o durar mucho, puede ser leve o profunda. Pero, tienes que tener claros estos conceptos y es muy importante que los tengas en cuenta en tu duelo: si ves que la tristeza es profunda y además dura mucho, pide ayuda.

En un proceso de duelo la tristeza está continuamente presente, pero esto no quiere decir que sea la emoción que dirija tu vida.

Al principio del duelo puede que estés triste todo el día, que te sientas sin ganas o sin energía. Todo esto es normal y te ayuda a recogerte, para que mires hacia dentro y encuentres soluciones, o simplemente para que saques toda esa rabia que sientes. Vas a aprender mucho sobre ti.

¿Por qué la tristeza está mal vista?

Desde la infancia se nos dice que no lloremos. Si vemos a alguien llorar le decimos: «No llores». Pero es todo lo contrario.

Si reprimimos esa emoción no estamos permitiendo sacar nuestra autenticidad. No nos estamos permitiendo sentir, y sentir es una de las cosas más importantes a la hora de avanzar en un proceso de duelo. Si quieres avanzar en tu proceso tienes que permitirte sentir.

Si tienes ganas de llorar, llora. Cuando lloramos liberamos esa emoción y después nos sentimos mejor. Tenemos una sensación de desahogo.

Es algo muy importante que teníamos que haber hecho desde que nacemos. Por eso, yo a mi hijo le doy toda la libertad del mundo para que llore. Cuando está triste y veo que sus ojos se llenan de lágrimas le abrazo y le digo que llore tranquilo, que eso le va a ayudar: «Llora mi amor, llora tranquilo».

Muchas veces lloramos juntos y creo que eso ha sido muy importante para ambos. Nos ha unido mucho y nos ha hecho ver que llorar es bueno y natural.

Después hablo con él y le pregunto cuál era la causa por la que lloraba y le animo a que me cuente cómo se siente. Él todavía no sabe escribir, así que, es como si hiciera lo de escribir sus emociones y sentimientos en un cuaderno.

“Ríe cuando puedas y llora cuando lo necesites” (El Chojin)

Pero si no puedes llorar tampoco te preocupes, poco a poco. Puede que te encuentres en estado de shock, con dificultad para sentir las emociones y te invade la apatía.

¿Qué puedes hacer con la tristeza?

Deja que la tristeza entre en ti y aprovecha ese momento para «hablar» con ella. Siéntela, mira dónde la sientes y  déjate llevar. Si tienes cerca un cuaderno, puedes anotar los pensamientos que te vienen y si te apetece llorar, siéntete libre.

Es importante ver a la tristeza como una oportunidad de aprendizaje, de aprender algo de ti. Debes tenerla como tu amiga porque al igual que todas las emociones viene para ayudarte.

  • Mantén una actitud comprensiva contigo y con la emoción.
  • Se amable con ella y contigo
  • Escúchala y escúchate
  • Exprésala y exprésate
  • Respétala y respétate

Piensa en cómo puedes afrontar esa situación. Es un buen momento para buscar y encontrar soluciones.

¿Y si viene para quedarse?

Esta reflexión y temor es más común de lo que puedas pensar. A través del coaching individual se puede aprender a gestionarla y que no se quede mucho tiempo contigo.

Cuando empiezas a notar que esa tristeza no te ayuda, sientes un gran cansancio y llevas días sin levantarte de la cama, altera tu vida de una manera complicada, sientes que no avanzas y no puedes seguir con tu vida, entonces, tienes que buscar ayuda profesional sí o sí.

 Estás entrando en un terreno peligroso, y hacer terapia te puede ayudar a salir de ese estancamiento. Porque pedir ayuda es de valientes.

Es importante tener una actitud positiva ante la vida. Tarde o temprano vas a salir del agujero en el que te encuentras, nada es para siempre. 

Te lo digo desde el conocimiento profesional y desde mi propia experiencia. Vas a necesitar tiempo y seguramente tendrás que aprender nuevas técnicas o herramientas que te ayuden a superar este proceso. ¡Pero lo vas a conseguir!

¿Te ha ayudado el artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Cargando...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

He leído y acepto los términos y condiciones

Debes saber que al solicitar tu suscripción, tus datos serán incorporados a un fichero automatizado propiedad de Oihana Penades Basterretxea cuya finalidad es enviarte información sobre productos y actividades de la empresa. Para ello necesitamos tu consentimiento expreso y, por ello, enviaremos a tu email un enlace de confirmación de la suscripción. Trabajamos con encargados del tratamiento dentro del acuerdo “Privacy Shield”, garantizando así la privacidad de tus datos. Tus datos serán conservados mientras no nos solicites su supresión. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición así como otros derechos mandándonos un email a info@oihanapenades.com. Más info en la Política de Privacidad de la web.