¿Por qué me siento culpable?

La culpa es una emoción que no te da bienestar y no te deja pensar con claridad. En un proceso de duelo es muy habitual que te sientas culpable. Ten cuidado porque, inconscientemente, ese sentimiento de culpa puede que haga que lo utilices como “excusa” para hundirte y no avanzar.

Y, ¿por qué me siento culpable?

Muchas veces te sientes culpable y no sabes por qué. Puedes pensar que lo podías haber hecho mejor, que podías haber llegado antes a casa y que no hubiera pasado nada, que podías haber cogido otro camino y el desenlace hubiera sido otro, que no le dijiste “Te quiero” ni una sola vez…

Hay miles de pensamientos que te pueden llevar a sentirte culpable. Y la razón, en mi opinión, es la manera en que nos han educado. Es como si todo lo que pasa a tu alrededor fuese tu responsabilidad. Pero eso no es así.

Siempre digo que tienes que responsabilizarte de tus actos, no del de las demás personas. Además, hacemos las cosas tal y como las sabemos hacer o sentimos en ese momento.  

Por ejemplo, una misma situación que hayas tenido tres años atrás, si se vuelve a repetir ahora, seguro que no la gestionas de la misma manera. Ya no eres la misma persona que eras hace tres años, has tenido nuevas experiencias y eso te convierte en una nueva persona.

Esto no quiere decir que lo hagas ni mejor ni peor.

Y entonces, ¿qué hago si me siento culpable?

Lo primero de todo es aceptar que te sientes culpable, que no es lo mismo que ser culpable. “Si, me siento culpable”. Es natural sentirse culpable. Pero no luches contra ello, ya que si te enfocas en sentirte culpable lo que haces es enquistar esa emoción.

Una vez que aceptas que te sientes culpable, reflexiona sobre ello:

  • ¿Por qué me siento culpable? ¿Para qué me siento culpable?
  • ¿Qué me quiere decir la culpabilidad?
  • ¿Para qué ha venido?
  • ¿Me ayuda sentirme culpable? ¿Te hace bien sentirte así?
  • ¿Sentirme así me acerca a mi felicidad y a mi bienestar?
  • ¿Cómo puedo utilizar esta emoción para estar mejor?

En esta última pregunta puede que esté la clave. Es importante que sepas para qué viene ese sentimiento de culpabilidad y cómo puedes utilizarlo a tu favor.

Para utilizarlo a tu favor, puedes pensar que ya no hay vuelta atrás y que no puedes cambiar lo que has hecho: Lo hecho, hecho está. Así que, lo que puedes hacer es ser más transigente contigo, tratarte mejor y con más respeto.

Responsabilízate de lo que has hecho, pensado o dicho, no de lo que podría haber sido y saca un aprendizaje de todo ello.

Hay muchas situaciones que te pueden hacer sentir culpable: discusiones, falta de tiempo de calidad con tus personas queridas… y sólo sirven para bloquearte y no dejarte avanzar en tu proceso de duelo.

Pero si reflexiones sobre ella, la sientes y aceptas, verás que, en realidad, hiciste lo que en ese momento sentías que debías hacer. De sentirte culpable es necesario sacar un aprendizaje que pasa por cuidar tu autoestima, quererte más y respetarte. Disfrutar de lo que te rodea pero también, en soledad, de tu persona. Si sigues los pasos de aceptar, sentir y transitar para convertirlo en aprendizaje, tienes gran parte del camino hecho.

Si te cuesta realizar este camino con tus propios recursos, contacta conmigo y podemos iniciar un proceso de coaching individual. Presencial u online, tú eliges.

¿Te ha ayudado el artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Cargando…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

He leído y acepto los términos y condiciones

Debes saber que al solicitar tu suscripción, tus datos serán incorporados a un fichero automatizado propiedad de Oihana Penades Basterretxea cuya finalidad es enviarte información sobre productos y actividades de la empresa. Para ello necesitamos tu consentimiento expreso y, por ello, enviaremos a tu email un enlace de confirmación de la suscripción. Trabajamos con encargados del tratamiento dentro del acuerdo “Privacy Shield”, garantizando así la privacidad de tus datos. Tus datos serán conservados mientras no nos solicites su supresión. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición así como otros derechos mandándonos un email a info@oihanapenades.com. Más info en la Política de Privacidad de la web.